Desde el Centro de Estudios de la Mujer Honduras CEM-H, organización que trabajamos en la promoción y defensa de los derechos de las mujeres, emitimos este comunicado para expresar nuestra indignación frente a los hechos constantes de violencia patriarcal que siguen engrosando las dolorosas estadísticas de la violencia contra las mujeres en Honduras.

El 25 de noviembre de 1960 fueron asesinadas las hermanas Patria, Minerva y María Teresa Mirabal, quienes se habían rebelado contra el régimen dictatorial de Rafael Trujillo en República Dominicana. En reconocimiento a la valentía de dichas mujeres y en la defensa de los Derechos Humanos, la Asamblea General de las Naciones Unidas designó esta fecha como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres. En 1993 la ONU aprobó la Declaración sobre la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. A nivel mundial se levanta la consigna de 16 días de activismos en contra de la violencia hacia las mujeres que va dese hoy hasta el 10 de diciembre fecha en que se conmemora el Día de los Derechos Humanos.

Hoy queremos recordar a la población en general, que:

La violencia y las agresiones de carácter sexual no están circunscritas exclusivamente a contextos de fiesta, bares y centros recreativos. La violencia sexual está presente en la vida de las mujeres todos los días del año. Más de 2300 denuncias anuales de este delito se reportan en las instituciones de justicia y sólo el 5% obtienen sentencia.

La violencia doméstica sigue engrosando las filas de denuncia de los juzgados.  Anualmente se registra un promedio de 20 mil denuncias, donde más del 60% caducan, o sea no se resuelven, poniendo en riesgo la vida de las mujeres y haciendo que cada vez más las mujeres incrementen su desconfianza en el sistema de justicia.

El femicidio que es la expresión mortal de la violencia contra las mujeres, sus cifras aterrorizan. Entre el 2003 y 2016 se reportan 5,196 muertes violentas de mujeres y femicidios, de los 463 casos del 2016 solamente 2 obtuvieron sentencia condenatoria como femicidio. Al mes de octubre del presente año ya se registraban casi 400 crímenes contra mujeres.

La violencia política en este contexto electoral se ha agudizado, las mujeres vinculadas a los partidos políticos denuncias que hombres dirigentes y candidatos les han limitado la entrada a territorios. Se reportan agresiones psicológicas, físicas, amenazas e intimidaciones creando el ambiente más hostil vivido por las mujeres en un proceso electoral elevando así las barreras que limitan el acceso de las mujeres a los espacios de toma de decisiones.

Lo cierto es que en todas partes del país, a diario comprobamos la violencia brutal que busca someter a las mujeres y subordinarlas al poder patriarcal, incluso utilizando la muerte para callarnos. Las mujeres y niñas continúan siendo asesinadas, torturadas, violadas, incestuadas, mutiladas, traficadas, abusadas y humilladas por el sólo hecho de ser mujeres.

Hoy recordamos a muchas mujeres que han sido asesinadas dentro de ellas, a Berta Cáceres, defensora de tierra y territorio (3 de marzo 2016) y Margarita Murillo defensora campesina (26 de agosto 2014). Estos crímenes no pueden quedar impunes, por lo cual las mujeres organizadas y no organizadas estamos comprometidas a seguir luchando hasta que caigan los femicidas intelectuales y materiales y paguen por lo que hicieron.

Lo anterior sumado a la mala o ninguna atención en los centros hospitalarios, razón por la cual han muerto muchas mujeres y niñas, tal es el caso de los altos niveles de corrupción en el Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS), en donde ha quedado al descubierto que grandes cantidades de dinero procedentes de esa institución fueron a  parar a las arcas de personeros y de instituciones  del mundo político  y empresarial de este país, dejando completamente desprotegida a la población que a diario busca la atención en salud en ese centro hospitalario, de las cuales gran parte son mujeres y niñas.

Desde las mujeres organizadas en la Plataforma “25 de Noviembre”, Coalición Todas y Tribuna de Mujeres Gladys Lanza hemos construido una Agenda Política de las Mujeres y Feministas que busca las soluciones a los problemas de las mujeres, por lo que exigimos a los tomadores de decisiones actuales y venideros que incluyan la agenda en los planes, programas, proyectos, políticas públicas, legislaciones.

En este contexto electoral hacemos un llamado a las mujeres hondureñas, en el caso que vayan a votar, a ejercer un sufragio consciente por los derechos de las mujeres recordando a las sufragistas que conquistaron el voto en 1955 “No deseamos el voto como peldaño de miserables ambiciones, tampoco para servir bastardos intereses ni para venderlo al mejor postor. Lo pedimos, si, para utilizarlo en beneficio común, libre de manchas y estigmas. Lo necesitamos como un canal para transmitir nuestra voz, a veces apretadas de angustias. Lo buscamos como un camino hacia la redención social, como un equilibrio de fuerzas morales y como un medio de dignificación por la igualdad a la que tenemos derecho como integrantes de la colectividad humana. Lo solicitamos porque creemos en los postulados democráticos y no puede haber democracia en un país donde la ciudadanía es un privilegio de sexo “Graciela Bográn, febrero 1952.

25 de Noviembre 2017

Siguenos y dinos si te gustan nuestras publicaciones: